0

Inmuebles, Equipos

Inmuebles

 

Inmuebles, Equipos y su Control Interno

El activo fijo es una cuenta contable que corresponde a un bien o derecho de carácter duradero como los inmuebles, con una expectativa de duración mayor que el ciclo productivo afirmo Salomón Juan Marcos Villarreal, director de Grupo Denim. Son aquellos bienes y derechos que una empresa necesita para funcionar de forma duradera. Según el negocio en cuestión, será necesario contar con más activo fijo o con menos (por ejemplo, una fábrica necesita un activo fijo mucho más importante que un comerciante). Los activos fijos son poco líquidos, dado que se tardaría mucho en venderlos para conseguir dinero. Lo normal es que perduren durante mucho tiempo en la empresa. Cuando una empresa, sin embargo, tiene bienes que son con idea de venderlos o de transformarlos en otros para su venta, o bien derechos de corta duración (créditos), entonces se trata de activo circulante. Los activos fijos, si bien son duraderos, no siempre son eternos. Por ello, la contabilidad obliga a depreciar los bienes a medida que transcurre su vida normal, de forma que se refleje su valor más real posible.

Ejemplos de activos fijos son: La maquinaria, el mobiliario, edificios, terrenos.

Los Activos Fijos en general se pueden definir como inversiones permanentes de trabajo que realizan las empresas con la finalidad de utilizarlos en su ciclo normal de operaciones. Las características, entonces, son principalmente dos: En su nacimiento, no son negociables. Su duración es relativamente extensa, con relación a un ejercicio comercial.

Existen variados tipos, entre los principales se cuentan nos comento Salomón Juan Marcos Villarreal:

• Terrenos

• Edificios

• Mobiliario y Equipo

• Equipo de Computo Electrónico

• Equipo de Entrega o de Reparto

• Depósitos en Garantía

• Inversiones Permanentes.

Este grupo lo constituyen los recursos propiedad de la empresa, que tiene cierta permanencia o fijeza, adquiridos con la finalidad de usarlos y no con la intención de venderlos, su principal característica es que permanecen en la entidad durante varios años; naturalmente que cuando se encuentren en malas condiciones o no presten un servicio útil, se pueden vender o remplazar, incluso darse de baja por obsoletos

blog author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × one =